agosto 08, 2010

Cuento.

Me mirabas de nuevo...
me descubrías de nuevo...
me sentías de nuevo...

Era tuya:
como siempre lo fui,
como aún lo sigo siendo.

Te ofrecía:
Mi tiempo,
mi calor,
mis sueños,
mis latidos -cada uno-,
mis deseos...
y mi fe.

Tuya de nuevo... de principio a fin.

-----FIN----

No hay comentarios: